Uno de los coches más emblemáticos de la historia de la automoción, que adoptó la novedad del contraste de colores es el Chevrolet Corvette de los años 50, seguidos de Buick, Rolls Royce, Mini o el Nissan Patrol en los 80. La mayoría de las marcas que proponen un techo de color diferenciado lo hacen como una opción, ofrecer a sus clientes un plus en personalización. Decenas de nuevos modelos han llegado al mercado con una carrocería bitono, en los últimos años. El siguiente paso será la posibilidad de optar no solamente por un color diferenciado para el techo y el resto de la carrocería, sino también el acabado: mate, satinado.

Puede leer más información en el enlace:

https://www.elblogdelpintor.com/es/color/color/las-carrocerias-bitono-estan-para-quedarse