Al margen de que tengas un coche muy exclusivo o más modesto, al final todos acaban padeciendo la misma enfermedad: la “ruiditis”. Cables que rozan en el salpicadero, plásticos que crujen… son algunos de los males que pueden aparecer, sobre todo en los meses en los que hay diferencia de temperatura entre el habitáculo y la carrocería. Es fundamental localizar el origen de los ruidos para evitar una futura avería. En muchas ocasiones la solución es aplicar un poco de silicona con un aerosol o colocar gomaespuma entre las superficies de plástico y el ruido desaparece.

Puede leer más información en el enlace:

https://www.infotaller.tv/reparacion/hacer-desaparezcan-ruidos-interior-vehiculo