Hay varias razones por las que te podrás librar de una multa, una de ella es que haya defectos en la notificación, por ejemplo un error que se suele producir en ayuntamientos pequeños y que, presentando un recurso, es motivo de anulación de la multa. Cuando la administración no cumple con los plazos (un plazo de tres meses para notificar las distintas fases del procedimiento, en caso de las infracciones graves el plazo se amplía a seis meses) y, si se superan estos límites, la multa habrá prescrito.
Pide el certificado de homologación de los radares y las cámaras de foto-rojo de los semáforos para comprobar que está en regla, también solicitar el certificado de verificación del correcto estado del alcoholímetro, si la sanción es por conducir bajo los efectos del alcohol.

Puede leer más información en el enlace:

https://www.autofacil.es/radares-multas/2013/06/28/cinco-razones-podras-librar-multa