La junta de la culata es una de las piezas del coche que más miedo da nombrar. Ya que su reparación es costosa y complicada, suele requerir horas y horas de trabajo en el taller. Ante cualquier sospecha de fallo, el mecánico debe prestar atención a diferentes factores como la limpieza de los sedimentos tanto en la culata como en el bloque motor, usar una junta con el grueso recomendado por el fabricante y a la hora de montar la junta, hay que asegurarse de que los centradores de montaje están en posición, lo que garantiza que la pieza esté en el lugar indicado.

Puede leer más información en el enlace:

https://www.infotaller.tv/electromecanica/Precauciones-cambiar-junta-culata-bloque-motor-limpieza