El anticongelante tiene la principal función de mantener el motor del vehículo en la temperatura óptima de funcionamiento, unos 90 ⁰C. El anticongelante al igual que otros elementos sólidos y líquidos del vehículo, se debe vigilar y sustituir si es necesario. Asimismo se aconseja sustituir el anticongelante en cada revisión rutinaria, generalmente cada 40.000 o 60.000 kilómetros. También es aconsejable revisarlo en cada cambio de estación, ya que con las subidas de temperatura el líquido puede evaporarse. Un nivel de líquido refrigerante bajo es muy perjudicial para el vehículo.

Puede leer más información en el enlace:

https://www.infotaller.tv/electromecanica/Anticongelante-aspectos-importantes