Los amortiguadores, o mejor dicho, el sistema de suspensión al completo, es un elemento fundamental en la seguridad de nuestro automóvil, y debe, por tanto, mantenerse al día en sus revisiones. Cambiarlos cuesta entre 700 y 1.100 euros de media y se recomienda cambiarlos. No reemplazar a tiempo este elemento de nuestro automóvil puede ser muy peligroso, no solo vuelve la conducción más incómoda sino que también afecta significativamente a la distancia de frenado al perder agarre al firme de la vía pudiendo llegar a perder el control del vehículo.

Puede leer más información en el enlace:

https://www.autofacil.es/mantenimiento/2019/05/12/amortiguadores-merece-pena-retrasar-sustitucion