Con el transcurso del tiempo el clima, la lluvia, el viento, el sol y otros factores hacen perder brillo a la pintura del coche, dándole un aspecto viejo y estropeado. Con un buen proceso de pulido se puede dar una imágen nueva al vehículo, con un acabado liso y brillante, devolviéndole su apariencia original.

En el proceso de pulido deberán seguirse cuidadosamente unos pasos para obtener un resultado satisfactorio: limpieza previa (la superficie debe estar limpia de impurezas y suciedad), lijado (necesario para obtener un acabado liso, con el lijado se eliminan posibles daños y desperfectos) y finalmente pulido y abrillantado. El pulido consiste en aplicar una masa cremosa sobre la superficie del vehículo que contiene microabrasivos en suspensión y elimina una pequeña parte de barniz.

En 3B Europaint disponemos de una pasta de pulir de extraordinaria calidad, que aplicada sobre la superficie del vehículo le devuelve su original apariencia y lustre.

graphicart1

articulopulido