Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, sugiere que existe un vínculo entre el color del vehículo y la gravedad de las lesiones sufridas como resultado de accidentes automovilísticos. Según los investigadores, los coches con mayor riesgo de sufrir accidentes son los de color marrón seguido del negro y verde debido a que no reflejan tanto la luz, ya sea la del sol o la de las farolas, lo que los hace menos visibles para el resto de conductores. A pesar de que ningún organismo de seguridad se ha pronunciado al respecto, parece prudente decantarse por vehículos de tonos más claros, pues de esta forma aumentaremos nuestra visibilidad en carretera, disminuyendo así el riesgo de sufrir accidentes.

Puede leer más información en el enlace:

https://www.infotaller.tv/chapa_y_pintura/impacto-color-coche-siniestralidad