Uno de los factores imprescindibles para lograr una mejora en la seguridad vial y con ello la reducción de accidentes de tráfico derivados, es conducir bajo niveles de estrés óptimos, manteniendo el autocontrol. El estrés puede dificultar y anular las capacidades de conducción de una persona: taquicardias, sudoración, respiración, mareo, hasta problemas en la visión, etc. Cada persona experimenta el estrés de distinta manera y ante situaciones diferentes. Si debe conducir en una situación de estrés elevado debería tener en cuenta algunos consejos como por ejemplo: evitar el consumo de alcohol, dormir las horas necesarias, reduzca el consumo de café, escuche música que le guste mientras conduce etc.

Puede leer más información en el enlace:

http://revista.dgt.es/es/noticias/nacional/2020/04ABRIL/0403-Estres-y-conduccion-durante-COVID-19