Las últimas lluvias caídas en la península traen consigo partículas de barro. El origen de estas partículas es el polvo africano en suspensión que al mezclarse con el agua genera barro. La limpieza de los vehículos recubiertos con una fina capa de lodo debe realizarse meticulosamente y siguiendo una serie de pautas para no dañar la carrocería del vehículo.

Humedecer ampliamente la carrocería y utilizar paños de microfibra o similar son algunas de ellas.

En el siguiente enlace puede leer todas las pautas a seguir:

http://www.sanropolis.com/consejos-evitar-deterioro-la-carroceria-al-limpiar-barro-producido-la-lluvia/