Las bajas temperaturas afectan al rendimiento de las baterías equipadas por los vehículos eléctricos. Mantener una temperatura óptima es crucial para un buen desempeño. Los efectos de la temperatura son más notorios en los coches eléctricos que en los de gasolina. La explicación de este fenómeno se resume en la movilidad de los electrones almacenados y transferidos por las baterías y los diferentes sistemas eléctricos del vehículo. El calor, tal y como el ser humano lo conoce, no es más que una excitación térmica de las partículas que componen un cuerpo. Cuando percibimos un objeto como cálido, lo que en realidad está sucediendo es que las partículas de su superficie vibran más.

Puede leer más información en el enlace:

https://www.topgear.es/noticias/no-solo-ruedas/influyen-calor-frio-coches-electricos