Ciertos malos hábitos de los conductores perjudican seriamente al vehículo y determinan visitas al taller con más frecuencia de lo deseable. Equivocar el combustible al repostar, apurar el depósito del combustible utilizando la reserva, ignorar los testigos luminosos, son algunos ejemplos.

Puede leer más información sobre estos malos hábitos en el siguiente enlace:

http://www.autobild.es/contenido-patrocinado/especial-toyota-seis-malos-habitos-que-llevan-coche-al-taller