Un parabrisas roto o sucio entorpece la visión y aumenta drásticamente el riesgo de sufrir un accidente. Tener una buena visibilidad mientras conducimos es básico para nuestra seguridad. Por este motivo la mayoría de las multas relacionadas con las lunas están relacionadas con la visibilidad. El Reglamento General de Circulación deja claro que “la superficie acristalada del vehículo deberá permitir, en todo caso, la visibilidad diáfana del conductor”, incumplirlo pueden acarrearte una sanción de 200 euros. Por llevar las escobillas de los limpiaparabrisas gastadas nos pueden multar con 80 euros.

Puede leer más información en el enlace:

https://www.topgear.es/noticias/garaje/siete-multas-te-pueden-poner-culpa-cristales-coche