La principal función de la junta de culata no es otra que evitar que el líquido refrigerante se mezcle con el aceite del motor durante el proceso de combustión. El daño sufrido en este elemento del motor se produce por un exceso de temperatura, generado por pérdidas de agua. Los síntomas más comunes que nos hace sospechar que nuestro vehículo puede tener problemas de junta de culata pueden ser: la temperatura del motor más alta de lo normal, el nivel de líquido refrigerante bajo, salida de agua por el tubo de escape o presencia de aceite del motor en el circuito del anticongelante. La reparación de la junta de culata es una tarea costosa, ya que requiere una laboriosa intervención en el motor.

Puede leer más información en el enlace:

https://www.autofacil.es/tecnica/2014/10/14/coche-problemas-junta-culata