Todos los coches por muy fiables que sean, van a acabar necesitando reparaciones de mayor o menor índole. Algunas ocurren de manera inesperada, pero otras tantas avisan antes de tener lugar, y los tirones son una de las principales señales de alerta. Sus causas pueden ser múltiples y las consecuencias que anticipan otras tantas, por lo que es normal preocuparse cuando tienen lugar. Principalmente podemos hablar de tres problemas genéricos: la suciedad que se acumula en cualquier parte del proceso de combustión del combustible, los fallos mecánicos y los fallos eléctricos.

Puede leer más información en el enlace:

https://www.autobild.es/practicos/que-mi-coche-da-tirones-207592